Agitación

JuveTube

Caja de Herramientas


Canarias Social

La República

Tercera Información
Galería

IUC muestra su más rotunda condena a la actitud del gobierno español en el caso Aminatu Haidar PDF Imprimir E-mail
Escrito por Comité Nacional   
Miércoles, 18 de Noviembre de 2009 15:14

SB-Noticias.- Ramón Trujillo, coordinador de Izquierda Unida en Tenerife, valoró en el programa La Trapera de Radio San Borondón la situación de Aminatu Haidar en Lanzarote tras ser expulsada de su país por Marruecos. Expresó su apoyo a la activista saharaui Aminatu Haidar y condenó la actitud del gobierno español, al dar por buena la conducta de las autoridades marroquíes y por seguir absteniéndose de cumplir con la especial responsabilidad de España en la celebración de un referéndum de autodeterminación en el Sahara.

Trujillo expresó su apoyo a la activista saharaui Aminatu Haidar, expulsada el pasado sábado del Sahara Occidental por las fuerzas de represión de Marruecos, cuando al rellenar el formulario de entrada a su país escribió en la casilla de nacionalidad lo que prescribe la legalidad internacional, saharahui, y no marroquí, tal y como impone el régimen ocupante de Marruecos y condenó la actitud del gobierno español, al dar por buena la conducta de las autoridades marroquíes, al haber aceptado el ingreso de Haidar en España en contra de su voluntad y, sobre todo, al no haber recriminado a Marruecos por su conducta y al seguirse absteniendo de cumplir con la especial responsabilidad de España en la celebración de un referéndum de autodeterminación en el Sahara. Las autoridades españolas, concluye la formación de izquierdas, deben gestionar rápidamente el traslado de Haidar al Sahara y comprometerse a exigir la seguridad y la libertad de la activista saharahui en su propia tierra.

El dirigente de Izquierdas señala que el único posicionamiento posible en un caso como este no puede ser otro que el de una rotunda condena a la actitud del gobierno español, que está lavándole la cara a las autoridades marroquíes en la expulsión de una activista saharaui de su propia tierra y permitir hacer la entrada en España de manera ilegal, no permitirle volver al Sahara y en realidad no hacer lo que debiera, es decir, ejercer una presión diplomática por parte del ejecutivo español para que Haidar volviera a su país, que hubiera sido la respuesta correcta.

Trujillo llama la atención al hecho de que hablamos de un nuevo episodio de violencia contra una activista que cuenta con un amplio historial en este sentido, que ha tenido un gran sufrimiento en las cárceles marroquíes, razón que debería ser motivo para apoyarla y para acompañarla por parte del Estado español con la presión diplomática y con la presión política.

Desde su punto de vista, es una vergüenza absoluta lo que ocurre con la política exterior española, porque la conducta de España en la escena internacional, con el autobombo con el que muchas veces se habla de lo bien que hace las cosas el país en el contexto internacional, porque al final se limita a una especie de reflexión paleta sobre la influencia de España en el contexto internacional sin preguntarnos para qué sirve esa influencia y en qué nos beneficia, ya que recuerda que el Estado incumple la más elemental de las obligaciones que es la de actuar como ex potencia colonial en la descolonización definitiva del Sahara y asumir las reponsabilidades que España tiene en cuanto a que se celebre el referéndum de autodeterminación, en darle de una vez la espalda a la dictadura marroquí y en cumplir con el pueblo saharaui como lo hizo Portugal con Timor Oriental, dijo Ramón Trujillo.

Última actualización el Lunes, 08 de Noviembre de 2010 17:54